La diferencia entre CMYK y RGB

Seguramente ya has estado en la situación donde quieres imprimir una fotografía o algún arte y te piden que la envíes en formato CMYK y tal vez tu pensamiento ha sido “¿para qué ese formato?” o “¿por qué no lo hacen ustedes?”.

Muchas veces no conocemos la gran diferencia que un tipo de formato de color puede hacer el momento de imprimir algo. Te daremos una pequeña guía para que la próxima vez impresiones a quien sea que le mandes el archivo en el formato correcto.

Empecemos por aclarar qué es un formato de color: estos son diferentes modelos que dan una identificación numérica a todos los colores. Dicho de una manera sencilla, son aquellos códigos que identifican el color que has elegido para tu marca y que al tener estos números nadie podrá confundir el azul oscuro de tu logo con otro más claro. Hay muchos tipos formatos de color, entre ellos los más conocidos: RGB y CMYK.

Ahora lo que veniste a leer:

  • RGB: Red, Green, Blue

Este modelo de color funciona de forma “aditiva”, es decir al representa cualquier color por medio de la suma de los tres básicos (rojo, verde y azul). Al sobreponerlos todos se obtiene el color blanco. Este modelo se utiliza al realizar artes para su publicación en medios digitales, por ejemplo: el banner de tu sitio web, una publicación en Facebook, una fotografía para tu fondo de pantalla; esto es porque las pantallas pueden reproducir millones de colores.

Este es un ejemplo de un tono de verde y su código RGB:

 

  • CMYK: Cyan, Magenta, Yellow, Black

Este modelo es “sustractivo”, es decir que funciona de manera contraria al RGB. Ya que por medio de la mezcla de los cuatro colores podemos obtener cualquier color del espectro visible. Este es el modelo de color que se utiliza para la impresión de cualquier arte. La razón es que al elegir este formato los colores se adaptan para verse reales en un medio impreso.

Así es cómo se ve un código CMYK:

 

En resumen, visualmente esta es la diferencia en cómo se ven los diferentes formatos de color. Como estás leyendo esto en una pantalla, verás los colores en RGB mejor que los CMYK porque justamente esa es la diferencia. Ahora sabes que el formato dependerá de tu objetivo con lo que estás diseñando: si lo quieres imprimir o no.

 

Para poder cambiar estos formatos de color puedes hacerlo en programas como Adobe Photoshop, InDesign o Illustrator.

Si quieres la mejor asesoría y asegurar que tus materiales impresos se vean con los colores tal como los quieres, cotiza y deja que te demos la mejor impresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *